Justin Zapico

Hoy os traigo a una seguidora del blog, que se puso en contacto conmigo, para ceder 2 de sus relatos para hacer un sorteo, después de leer por encima, ambos relatos que tiene, me gusto tanto que me puse contacto con ella, para cerrar la colaboración.

Ahora os dejo con una presentación de esta seguidora.

Empezar a escribir fue algo casual. Aunque siempre fui (y sigo siendo) una ávida lectora, quizá porque en casa siempre hubo libros al alcance de la mano, jamás se me ocurrió ser yo la que contase las historias. Pero una tarde de verano, en la playa, aburrida ya de los papeles que me había llevado sobre el curso que estaba realizando, me dio por pensar en aquellos veranos de mi infancia en mi Asturias natal, y casi sin darme cuenta cogí un folio en blanco y empecé a escribir. Aquello me gustó, y decidí seguir con la historia.

Por aquel entonces acababa de descubrir internet y había hecho gran amistad con una chica que acababa de entrar en un grupo de literatura “Sala de Escritores”. En una de nuestras charlas por el Messenger, me invitó a entrar a formar parte del grupo. Al principio me avergonzaba mostrar mis cuentos porque aquel grupo estaba formado por verdaderos escritores, empezando por la fundadora, mujer inteligente donde las haya, escritora de cuentos y poemas y con algunos libros ya editados. Esa mujer, que hoy es una de mis mejores amigas, me animó a participar en el grupo con mis historias en el taller de prosa. Lo hice, y no me arrepentí. En poco tiempo aprendí mucho de todos aquellos maestros que ponían sus conocimientos de literatura al alcance de todos.

Empecé por escribir recuerdos, pero me sentía incapaz de inventarme una historia, escribir algo ficticio me parecía muy difícil. Hasta que escribí mi primer relato “Sentada en la bañera”, la historia de una mujer violada. Fue unánimemente aplaudida, hasta el punto que alguno creyó que se trataba de una experiencia personal. Nada más lejos de la realidad, era pura fantasía.

Durante algunos años participé en diversos grupos, además de Sala de Escritores, y edité junto con otros autores una Antología de relatos en habla hispana. Fui finalista en uno de los Certámenes de la Generalitat Valenciana, de literatura para mujeres “Las mujeres cuentan” y mi relato fue editado en un libro junto con los ganadores y otros finalistas. Conocí a personas interesantes e hice muy buenos amigos. Se pusieron de moda los blogs y alguien me aconsejó tener uno. Empecé entonces con “Cajón Desastre” y también allí contacté con personas anónimas que, en ocasiones, escriben mejor que muchos de los escritores consagrados. Ahora “En el patio de atrás”, mi segundo blog (aunque el primero sigue abierto) es el rincón donde puede encontrarme todo aquél que quiera.

En esto de escribir hay manías y técnicas para todos los gustos. En mi caso, mi herramienta de trabajo es el ordenador, soy incapaz de escribir a mano, parece como si la inspiración se me escapase por la punta del bolígrafo. Es sentada ante el teclado como invento mis historias. A veces estoy durante días o semanas dándole vueltas a una, madurándola, y cuando ya casi está a punto, me pongo a escribir. Sucede, en ocasiones, que la historia toma vida propia y lo que pensaba que sería un relato de dos o tres páginas se convierte casi en una novela corta. Aparecen los personajes como por arte de magia, y puedo asegurar que casi nunca se cómo va a terminar, voy siguiendo la trama y cuando me doy cuenta es el momento de poner “Fin”.

Me gustan los finales que parezcan inacabados, que dejen volar la imaginación del lector pensando en qué podría pasar después. La inspiración me viene por cualquier motivo, una imagen, una frase que escuché en alguna parte, una situación vista en la calle… Por supuesto, son historias ficticias, pero yo siempre digo que en cada una de ellas, en cualquiera de sus personajes, hay una parte del autor.

Mis relatos pueden tratar de cualquier tema, pero por alguna razón que se me escapa la mayoría de ellos son de contenido erótico, quizá porque según opinión de los que me leen se me dan bien, o quizá porque pienso que el sexo nace con nosotros y es parte importante de nuestra vida. Mis protagonistas suelen ser mujeres, aunque también he escrito algunos intentando meterme en la piel de un hombre.

En fin, las historias que escribo no son “historias de sexo”, son “historias con sexo”… no es lo mismo.

Comentarios

  1. Yo puedo decir que he tenido la gran suerte de poder leer los libros que ha escrito Justi Zapico porque es mi tía.
    La verdad que a mi me enganchan sus libros y siempre me quedo con ganas de leer mas, este libro que se comenta "AHORA QUE ESTAMOS SOLOS" me lo lei en 2 días. Siempre habia sido reacea a leer este tipo de libros, nunca me llamaban la atención hasta que empece a leer los de ella, no se si leyera de otro autor si me gustarian, pero los que escribe Justi me gustan y no porque sea mi tía sino porque son libros diferentes y no te marcan un fin sino que deja que seas tu misma, la lectora la que le ponga fin con tu imaginación.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho como has descrito, Mireia la verdad es que solo con el título ya te llama la atención.
    No había comentado nada, pero en el facebook de mi blog se sortean 2 libros de Justin Zapico.

    ResponderEliminar
  3. Gracias guapa!! Lo he visto pero no me he apuntado, ya lo comente allí, porque como ya lo tengo le dejo la oportunidad para quien no lo tenga que pueda leerlo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Obandina Blog´s.
Deja tu comentario aquí.